La paciencia, el amor y un buen producto, los ingredientes del sabor de Doña Casta

Dora, una de las propietarias de Doña Casta, nos invita a su taberna y nos cuenta los secretos del lugar.

La taberna Doña Casta es uno de los establecimientos más señalados en El Tubo de Zaragoza. Tras catorce años de amor, tradición y adaptación a los nuevos tiempos, Dora, una de las propietarias, hace balance del éxito sembrado a partir de las deliciosas croquetas que se masan en la cocina del lugar.

 

Zaragoza Plan: ¿Cuál es la esencia de Doña Casta?

Dora: Doña Casta es amor al buen hacer; hacer cada paso despacio para no olvidar ningún detalle. La paciencia, el amor y un buen producto, calidad-precio, nos acompañan.

ZP. ¿Qué significa llevar catorce años en El Tubo de Zaragoza?

D. Reconforta. Me parece algo estupendo; será porque además de Doña Casta he tenido más bares aquí también, pero es una zona muy bonita y, sobre todo, emblemática.

ZP. ¿Qué valores se ha querido transmitir con Doña Casta?

D. Mi principal objetivo con la apertura de nuestro bar era recuperar El Tubo antiguo. En la decoración, cada detalle está muy cuidado con ese mismo fin. No hay nada al azar, sino cuidar cada elemento que ponemos. Además, quise hacer una historia de la creación, que podéis ver en la esquina del establecimiento, bajo la imagen de la gran “Doña Casta”.

ZP. Sabemos que las croquetas y los huevos rotos son las tapas estrella de la taberna. Haciendo hincapié en las primeras, las croquetas, buenísimas del bar, ¿cuál considera Dora que es la croqueta por excelencia?

D. No puedo elegir, tendría que decirte dos: la croqueta de Boletus y Foie y la de arroz negro, que ganó el premio a la mejor tapa Mediterránea.

ZP. ¿Hay que sentirse orgulloso de las croquetas de Doña Casta?

D. Por supuesto. Pienso que les estoy dando a mis clientes una buena calidad en estos productos, y ellos me están respondiendo como espero.

ZP. ¿Cuál es el secreto confesable del hacer de estas croquetas?

D. Tener mucha paciencia, hacerlas lentamente y con unos buenos ingredientes. Ah, ¡y dándole muchas vueltas a la cuchara! (ríe)

Dora se despide mandando un cariñoso saludo a todos los seguidores, zaragozanos, zaragozanas y turistas que pasan por El Tubo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *